top of page
  • Neuropsych Terapia

¿Las segundas partes siempre fueron malas?

Siempre se ha dicho que las segundas partes nunca fueron buenas, pero, es cierto, que por circunstancias vitales hay ocasiones en las que las relaciones no funcionan, y llegan a un fin, que quizá en ese momento no se sabe valorar si es un adiós definitivo o un hasta pronto.


Lo que es cierto es que si estás en ese momento en el que no sabes si dar una segunda oportunidad a esa relación que no siguió adelante anteriormente es primordial preguntarte por qué no funcionó en un primer momento: ¿fueron circunstancias ajenas a la pareja? ¿fue relacionado con la distancia? ¿fue debido a un mal momento personal y emocional de alguno de vosotros, que no permitió estar en un buen momento para permanecer en pareja?


Por el contrario, es también necesario reconocer si fue por diferencias irreconciliables, o diferencias en formas de ser, valores o metas vitales, que no consiguieron ser solucionadas o llevadas a un punto común y que ahora mismo tampoco conseguirían un mejor final. Es necesario saber si nos estamos dejando llevar por la nostalgia, los sentimientos de duelo y soledad de la ruptura, por echar de menos la relación en su mejor momento, o si estamos viendo de manera objetiva la situación y existen posibilidades reales de cambio y mejora.


Por último, al comenzar esa segunda oportunidad, nunca hay que perder de vista todo lo que hemos conseguido en el camino a nivel personal, todo lo que hemos hecho para cuidarnos y mejorar a nivel personal tras la ruptura, y mantener todo eso que nos hace bien estando de nuevo en pareja. Trabajaremos juntos para identificar aquellos aspectos que es necesario mejorar a nivel personal y en conjunto, cómo hacerlo y cómo mantener en el tiempo esa relación sana. Por supuesto, acudir a terapia de pareja con ayuda de un psicólogo especializado siempre es una opción adecuada.

10 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page