top of page
  • Neuropsych Terapia

Con los años me he vuelto... ¿demasiado exigente?

Tener ciertas exigencias o estándares está bien, y es necesario. Gracias a ellas, somos capaces de saber qué cosas son importantes para nosotros y nuestra vida y poner límites sanos en nuestras relaciones sociales conforme a ellas.


Sin embargo, el problema llega cuando somos "demasiado" exigentes o tenemos unos estándares demasiado elevados, lo cual viene a significar lo mismo a ser bastante inflexibles con nuestro entorno. Y ahí es donde surge algo problemático.


Por tanto, es importante reconocer y poner en perspectiva cuándo estamos actuando acorde a lo que es importante para nosotros, y cuándo estamos siendo demasiado quisquillosos. Recordemos que nadie es perfecto, tampoco lo somos nosotros.

Prueba a hacer ejercicios de poner en una balanza si, por ejemplo, tiene la misma importancia o deberías ser tan estricto con que alguien sea una persona generosa a que a veces, tenga la casa ligeramente desordenada.


¡Todo es cuestión de verlo objetivamente y con perspectiva!


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page